0 3

Diseño de ocio en parques urbanos

Diseño del ocio en los parques urbanos

Clasificaríamos el ocio de los parques urbanos en 3 categorías: estático, concesional y dinámico.

El ocio estático, es aquel que está presente permanentemente como zonas infantiles o deportivas y que está abierto al público las 24 hrs. sin necesidad de que haya personal atendiendo. El ocio concesional que estaría formado por todos los negocios que se instalan dentro del parque y que son operados por empresas (bares, terrazas, alquiler de bicis, barcas Etc.). Y el ocio dinámico que es aquel que se suele programar de manera puntual o repetitiva dentro de un parque y que requiere de montajes, operarios y organización, y una vez terminado desaparece su actividad (carreras populares, festivales, ferias, concentraciones Etc.).

Los 3 son importantes y cuanto mayor es el tamaño o uso del parque más importante es su correcta organización para que los unos no interfieran en los otros. Podemos encontrar más información en www.ocioenverde.com y ver la importancia en el diseño de parques.

En el ocio estático es primordial saber el tipo de usuario que tenemos en el parque urbano (deportistas, paseantes de perros, personas de la tercera edad, niños con familia Etc.). Es importante darle a cada uno su espacio y no mezclar determinados usuarios. Los niños necesitan espacios para correr y jugar, debemos alejar de su zona los elementos peligrosos como tráfico, desniveles, masas de agua, masas de vegetación frondosas o cualquier elemento que no aporte seguridad.

Los deportistas/corredores requieren de vías para correr que no presenten irregularidades (escalones, ramas, barro) y deben de correr con cierta seguridad (no mezclar con tráfico rodado para evitar accidentes). Si optamos por instalar un gimnasio al aire libre será importante hacerlo de manera completa, con aparatos para todas las partes del cuerpo, bien iluminado y con amplia visibilidad. Con ello lograremos que en especial usuarias femeninas puedan hacer sus ejercicios con total seguridad en horario nocturno (al estar la zona muy bien iluminada y con magnífica visibilidad desde amplios espacios distantes mejoramos la seguridad).

Otras pequeñas instalaciones como una señalética educativa (botánica, histórica o cultural) forma también parte del ocio estático ya que convierte nuestro parque en un museo al aire libre.

Llamamos ocio concesional al  que normalmente desarrollan concesiones públicas dentro de parque. Aunque a veces son negocios privados que no requieren de contratos públicos para su gestión. Se debe de encontrar un equilibrio entre oferta y demanda, puesto que no hay nada peor que ver un parque con edificios cerrados y vandalizados en mitad de una zona verde. Es importante que estos negocios estén abiertos al público y ofrezcan servicios al ciudadano que no puede ofrecer la gestión pública (oferta gastronómica, lugares climatizados, aseos públicos, alquiler de bicis, barcas Etc.). Las concesiones deberían de poder ser controladas desde la parte pública. Perder el control sobre las mismas es perder el control sobre el parque. Una correcta gestión global tendrá en cuenta los servicios que se ofrecen, los precios que se aplican y el impacto de la actividad. No deberían ubicarse negocios que no aportan valor (un bar con precios elevados con un mobiliario precario o mal mantenido). Hay actividades muy novedosas que se pueden instalar en un parque y que ofrecen un nicho de negocio Para emprendedores (Ej. actividades culturales, instalaciones deportivas, restaurantes, eventos, teatros, salas de exposiciones, Entrenamiento de perros, paseos a caballo, Etc.). Todas ellas son actividades que pueden encajar perfectamente dentro de los usos de un parque.

El ocio dinámico debe de ser gestionado por una entidad local que conozca el ritmo social de la ciudad. Un parque puede ser el mejor lugar para organizar una carrera deportiva, un concierto, una feria, exposiciones al aire libre, talleres, actividades culturales, medio ambientales, fiestas locales y tantas otras. Este tipo de ocio puede llegar a congregar a miles de personas y debe de medirse las posibles afecciones que pueda provocar. A veces un macro evento en un parque puede hacer morir de éxito la iniciativa. Algunos parques son entornos frágiles y no soportan miles de visitas que generan cientos de kilos de basura, el tráfico de vehículos pesados, el montaje de grandes infraestructuras o música o cortes de viales que afectan a fauna, flora y visitantes, por lo tanto este debe de evaluarse con sumo cuidado.

La correcta combinación de estos tres tipos de ocio aseguran el éxito del parque como un ente vivo y una combinación errónea lo aboca al fracaso.

Pongamos un poco de sentido común y planifiquemos bien nuestro parque conociendo y evaluando su ocio antes de operalos.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email